Buscar este blog

lunes, 21 de agosto de 2017

Vacaciones en Praia da Barra (Portugal)


En Abril de este mismo año hicimos un viaje de tres días a Portugal, al que dediqué dos entradas (Semana Santa en Portugal (I) y Semana Santa en Portugal (y II)), y cuatro meses después y aprovechando unos días de vacaciones que teníamos en Agosto, hemos decidido volver a la misma zona que visitamos por entonces, Praia da Barra, en la zona de Aveiro, donde hemos pasado casi una semana. El camping también ha sido el mismo, ya que es bastante cómodo tener toda la zona de tiendas, supermercados y bares a tan solo cinco minutos andando.

Como la vez anterior ya habíamos visitado toda la zona, en esta ocasión nos propusimos no movernos mucho en coche, y aprovechar para ir por las mañanas un rato a la playa y por las tardes a dar una vuelta por Barra, tomar un café o una cerveza y poco mas. Unas vacaciones para descansar, básicamente.

Empezando por el principio, hay que decir que no tuvimos una buena entrada en el país. Nada mas acceder por Chaves al puesto de Easy Toll para extranjeros (de lo que ya hablé cuando estuvimos en Abril) no conseguimos que la dichosa máquina asociara la matrícula del coche a ninguna de las tarjetas que llevábamos, según el aparato, todas eran erróneas. Así que tuvimos que parar para intentar averiguar el motivo del fallo y ver como solucionarlo. Fue imposible. Tras intentar ponernos en contacto con el servicio de autopistas y tenernos en espera como 5 minutos, desistimos y decidimos salir de la autopista y entrar en Chaves, donde tampoco conseguimos información ni solución. Así que nos arriesgamos a seguir sin haber pasado el proceso del peaje de marras. Al final tuvimos suerte y llegamos a Barra sin ningún problema.

Ya establecidos en el camping, con la tienda montada (si quieres ver nuestra tienda, aquí la tienes) y todo descargado, salimos a dar una vuelta, y descubrimos que la tranquilidad de unos meses atrás se había esfumado. Al parecer, la zona de Barra, Costa Nova y demás, es destino turístico elegido por muchos portugueses para pasar sus días de vacaciones, así que nos sorprendió bastante el movimiento que había. A la mañana siguiente, preparamos unos bocatas y fuimos a Costa Nova en busca de alguna playa tranquila, ya que las playas que hay en la misma Barra estaban hasta arriba:

Playa a la izquierda del espigón, a eso de las 10:30 de la mañana. A las 12 resultaba imposible encontrar sitio.
Costa Nova se encuentra a unos 4 o 5 km de Barra, y allí hay playas muy extensas y prácticamente vacías, ya que para llegar hay que cruzar a pie una zona de dunas y hace algo mas complicado el acceso. Aquí se puede ver como estaba de ocupación en un día de semana:


Sí tengo que decir que los tres primeros días tuvimos mucho viento, fue especialmente molesto uno de ellos, en el que nos tuvimos que ir por que la arena hacía daño al darte en cualquier parte del cuerpo.Tuvimos que hacernos con un par de paravientos, al parecer un utensilio imprescindible por aquellos lares, como se puede ver dos fotos mas arriba.  Ese día, la playa estaba desierta, y parece que los únicos que se aventuraron fuimos nosotros:


Pero quitando esos dos días complicados, conforme se iba acercando el fin de semana, el tiempo fue mejorando en lo que al viento se refiere y gracias a eso pudimos aprovechar al máximo. Las jornadas de playa había que darlas por finalizado a eso de las 5 de la tarde como tope, ya que empezaba a refrescar y tengo que decir que fueron varias las noches que tuvimos que cenar dentro de la tienda por culpa del frío.

Como dije antes, habíamos planeado estos días con la finalidad de relajarnos y no hacer mucho turismo, y eso nos dio tiempo como para descubrir un montón de comidas y productos típicos que la otra vez se nos pasaron por alto. La verdad es que podemos decir que no hubo nada que probáramos que no nos gustara. Pero creo que el producto estrella fueron las "Tripas", las cuales descubrimos en uno de los varios puestos o casetas que hay en la calle, donde anuncian las mencionadas Tripas y Bolachas Americanas.

Tripas de Aveiro, las dos del fondo de chocolate, y en primer plano una de queso, la mía :P
Los días que desayunamos en alguno de los bares de la zona aprovechamos para probar los diferentes pasteles dulces y salados, y todos espectaculares. El mejor sitio fue una cafetería pastelería llamada Confeitaria Barra 99 (ver en el mapa). Hay que tener en cuenta que los precios allí pueden ser la mitad que en cualquier sitio similar en España, lo cual facilita las cosas a la hora de probar cosas nuevas. En la siguiente foto se puede ver el precio de un café y de un pequeño pastel llamado «Nata», una combinación muy típica a la hora de tomar un café, ya sea por la mañana o por la tarde:

Así si...
Continuando con los dulces, otro de los locales típicos de Barra es una heladería llamada Gelataria Milano (ver en el mapa), especializada en copas de helado, y postres mas elaborados en general. Una tarde decidimos pegarnos un homenaje y probar alguna de sus especialidades (a partir de cierta hora resulta complicado encontrar mesas libres):


Crepe completo: aparte de que el crepe era gigante, llevaba 5 ó 6 tipos de fruta, una bola de helado de vainilla y otra de nata montada, y sirope de chocolate por encima. Inmenso.


Y la copa de fresa, también muy grande, fresas naturales, helado de vainilla y de fresa, nata montada, barquillo y sirope de fresa. También espectacular.

Y cambiando un poco al salado, no podía dejar de volver a probar una Francesinha, plato típico portugués (concrétamente de Oporto) que ya había probado un par de años atrás pero que al parecer no lo habían preparado muy bien, y tenía ganas de darle otra oportunidad. Se trata de un sándwich bastante grande, al que le ponen huevo, salchicha, jamón de york, queso, lomo y algo mas que se me escapa, luego lo bañan en una salsa típica ligeramente picante, y a gratinar. Uno de los chicos del camping nos recomendó un restaurante llamado Pizzaria Nova Barra (ver en el mapa), muy cerca de la entrada al espigón. Aquí tenéis el plato en cuestión:

Exquisita... creo que esté será uno de los platos obligados de cada visita a Portugal.
Y ya para terminar con la crónica gastronómica :)))), no podía faltar alguna cerveza en el maletero para volver conmigo a casa jejeje. En esta ocasión, encontré cinco cervezas de la misma brewery que traje en el anterior viaje y que no había probado, y las adopté:


Y de propina, éstas 4 que compré en Continente de Aveiro:


Y de una forma u otra, así transcurrieron los días, y llegó el domingo, momento de volver a casa no sin antes haber retrasado la vuelta un par de días, ya que teníamos intención de volver el viernes y al final fue el domingo.

Volvemos con la misma sensación del resto de veces que hemos visitado este país: gente amable, un servicio espectacular en cualquier sitio al que entres (o casi), precios al alcance de todo el mundo, muy buena comida (no hubo nada que realmente no nos gustara, y mira que probamos cosas), etc... Con las pilas cargadas y la sensación de haber estado fuera un mes en vez de seis días, llegó el momento de volver a la rutina diaria.

Lo que si tenemos claro es que, ¡volveremos!

jueves, 27 de julio de 2017

La buena acción del día...


Durante los veranos de últimos tres años solemos ir a pasar algún domingo o alguna tarde al Embalse de Luna (León), ya que en según que zonas del mismo te puedes bañar, y así hacer llevaderos los días mas calurosos.

Cada verano, con el paso de las semanas, el nivel del agua va bajando, y cada vez que vamos la orilla está mas lejos, así que tenemos que ir cambiando de sitio y buscando los mejores lugares para poder darnos un baño. Llama bastante la atención como con el paso de esos días van quedando zonas al descubierto, llegándose a ver incluso, a finales del verano, los restos de algunos pueblos que quedaron bajo las aguas.

Hace unos días fuimos a pasar la tarde y como viene siendo habitual, tuvimos que buscar un sitio nuevo para poner toallas y sombrilla. Sin embargo, la mejor zona para darse un baño quedaba a unos 150 ó 200 metros. La primera vez que hicimos ese recorrido, pudimos comprobar la cantidad de cristales, latas y basura que la gente va dejando por la zona. La segundo vez decidimos coger una bolsa para meter todos los cristales y latas que nos fuésemos encontrando, mas que nada por seguridad propia, ya que sin darte cuenta puedes pisar una lata o una botella y aparte de fastidiar el día te estás exponiendo a coger una infección bastante curiosa.

Al final casi nos faltó con una bolsa, que llenamos de restos de latas y cristales y que llegó a pesar 5 o 6 kilos fácilmente. La moraleja de todo esto la puedo resumir en una frase:

¡QUE GUARRA ES LA GENTE, JODER! Si vas a pasar el día ya sea al campo, a la playa o a donde sea, LLÉVATE TU BASURA, y deja el sitio limpio, que tampoco cuesta tanto. Si mas de uno o una de los que deja tirada una botella de cristal se cortara un pie días después al volver, seguramente no volvería a hacerlo.

viernes, 21 de julio de 2017

(Receta) Chipirones fritos


En el sur son muy típicas las puntillitas o puntillas de calamar fritas, que en realidad son calamares muy pequeños, pero en León no se encuentran facilmente. Lo que si se encuentra con facilidad son chipirones, así que después de que un colega asturiano (gracias Jose) nos dijera que el prepara los chipirones de la misma forma y salen también de vicio, los hicimos el otro día tal y como nos explicó.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1 kg. de Chipirones
  • Aceite de girasol
  • Harina
  • Sal
  • Limón
Preparación:

Lo ideal es prepararlos un día para cocinarlos al siguiente. Lo primero de todo es limpiar bien los chipirones, quitándoles esa "raspa" que tienen y limpiándolos muy bien por dentro.

Una vez limpios, los cortamos en rodajas, dejando las patas de una pieza, y los secamos con papel de cocina todo lo que podamos. Los metemos a un tuper o similar y los dejamos en el frigorífico hasta el día siguiente, que los volveremos a secar de nuevo a conciencia.

Preparamos una sartén con abundante aceite de girasol a fuego fuerte. Se puede usar aceite de oliva, pero hay dos inconvenientes: primero, que tendría que ser suave, porque si no les da mucho sabor a los chipirones, y segundo por que normalmente el aceite de freír pescado se suele desechar, y no está la cosa como para andar tirando el AOVE.

En un plato ponemos harina de trigo, cogemos un puñado de chipirones y los enharinamos bien, para posteriormente quitarles el sobrante de harina con la ayuda de un colador. Cuando el aceite esté bien fuerte, echamos unos pocos trozos de chipiron (sin aglomerarlos) y separamos con la rasera para que no se queden pegados unos a otros. OJO QUE SUELE SALTAR ACEITE.

Los dejamos un par de minutos, removemos, dejamos otro par de minutos, y los sacamos con la rasera a un plato con papel absorbente para retirarles el máximo posible de aceite. Hacemos lo mismo con el resto de chipirones hasta tenerlos todos fritos. El punto de frito ya depende cada cual, si te gusta mas tostado o menos es cuestión de darles el punto.

Es el momento de pasarlos a un plato limpio, ponerles limón por encima y estarán listos para dar cuenta de ellos.

jueves, 20 de julio de 2017

De diccionarios, enciclopedias... y feedback en la vida real


Que estamos en la era de la información es un hecho consumado. Hoy en día gracias a la red de redes tenemos a mano cualquier tipo de información de forma instantánea: la ruta mas corta entre dos puntos, cotización de bolsa, tráfico, el tiempo, resultados de apuestas, significado de palabras, en fin, un largo etcétera que antes nos costaba tiempo averiguar y tan solo se podía hacer echando mano a un diccionario o a una enciclopedia, porque muchas otras cosas era imposible saberlas con tanta rapidez y requerían mas paciencia.

Y aunque al principio esta inmediatez estaba sujeta al uso de un ordenador de sobremesa, con la llegada de los smartphones podemos consultar todo esto desde cualquier sitio, ya sea mientras tomamos el sol tumbados en la playa o mientras hacemos la compra en el supermercado.

Pero en el fondo y con el paso del tiempo, creo que esto no ha hecho mas que perjudicarnos, porque nos hemos acomodado y mal acostumbrado a esa inmediatez y a un exceso de datos y de información que a veces no somos capaces de asimilar o manejar. Si, por poner un caso, te pierdes con el coche y da la casualidad que te encuentras en una zona sin cobertura, estás jodido, porque ya somos pocos los que llevamos un mapa de papel en el coche (en mi caso de 2007, pero me sacaría de un apuro).

La Espasa Calpe, una de las enciclopedias mas famosos de todos los tiempos... analógicos, eso si
Y otro tema es la poca o nula aportación personal que hacemos a esa información que se comparte y que utilizamos a nuestro antojo. Nos hemos acostumbrado a ser simples mirones, a extraer de cada sitio lo que nos interesa, sin siquiera comentar los resultados de, por ejemplo, una receta que hemos visto y hemos probado a hacer. Mal, muy mal. Hay que generar feedback, porque sino la gente que sí que aporta y comparte se termina por cansar, y ese bajo porcentaje de usuarios activos, con el tiempo, acabará yendo a menos, por que vamos a lo fácil, rápido y sencillo y de camino, si nos supone el mínimo esfuerzo, mejor. Y gratis. Que esa es otra. Si los desarrolladores de una app que ha resultado funcionarnos mejor que ninguna otra nos dicen que para acceder a todas sus funciones debemos pagar ¡0,90 cts!, aaaaaaaaaay amigo, como reculamos!

En mi caso tenía varios blogs sobre temas diferentes, y en todo el tiempo que llevo escribiendo, aportando información y compartiendo experiencias, han sido muuuuuy pocas veces las que alguien ha comentado alguna de esas entradas, para bien o para mal. Al final opté por juntarlos todos en uno, y a fecha de hoy he sobrepasado las 250 entradas, sin ningún comentario directo en el propio blog. No me importa, ya que no escribo para saber la opinión de los demás sino para dar la mía, no es mi caso, escribo porque me gusta y no espero ningún tipo de feedback, pero es cierto que de vez en cuando se agradece saber que alguien ha seguido una de tus recetas, por decir algo.

Originalmente aquí terminaba el post, pero mientras estaba en la ducha le daba vueltas al tema, y me he dado cuenta de la relación que hay entre el feedback en internet y en la vida real. Es un término que se puede aplicar a nuestro día a día y que se puede explicar con un sencillo ejemplo.

Todo esto de tener tanta información a mano nos lleva a un punto, y es que nos  estamos volviendo asociales, es decir, que cada vez es menos necesario hablar con alguien para saber algo concreto, algo que esa persona sepa porque se dedique a ello, por ejemplo. Solo tenemos que consultar con Google y listo. ¿Que pasa con esto? Pues fácil: que la gente no suele prestarte el mínimo interés cuando le hablas de algún tema concreto, y esto pasa cada vez con mas frecuencia, que parece que hables sólo. Lo raro es cuando esa persona SI demuestra interés en lo que le has contado, e incluso te llama días después para preguntarte sobre el asunto porque le quedó alguna duda.

Esto nos lleva a una situación lógica: para qué gastar tiempo en explicar algo cuando ya de antemano sabes que de poco va a servir. Mejor echamos el rato hablando de chorradas y viendo videos graciosos de los que nos envían por Whatsapp.

Pues así veo yo el tema. Es triste, pero es así. La solución: poner cada uno nuestro granito de arena y dar feedback a la gente con la que nos relacionamos, dejar los móviles en el bolsillo cuando estemos tomando café o unas cervezas con los colegas, y usar el tiempo para hablar, en vez de estar mirando todos a la pantalla tonta. Para eso, mejor te quedas en casa.

jueves, 29 de junio de 2017

Hábitos alimenticios, ¡se pueden cambiar!


Dar el paso para comer bien no es difícil, lo complicado es mantenerlo a lo largo del tiempo, y la única forma de conseguirlo es cuando psicológicamente llegamos a entender la situación no como algo temporal, sino como un cambio definitivo. ¿No parece sencillo, verdad? Nadie dijo que lo fuese.

Hay muchos hábitos muy difíciles de cambiar, ya que seguramente los llevamos haciendo mucho tiempo. Por ejemplo, sustituir el donut, las galletas o las magdalenas del desayuno por un bol de avena, leche o yogur, y fruta... ¿parece complicado, no?

Para cambiar, lo primero es que hay que querer hacerlo, si no se tiene el convencimiento de que es algo que nos va a beneficiar (casi desde el minuto cero), difícilmente vamos a conseguir algo. El cuerpo es sabio, y pasado un tiempo, dejará de necesitar aquellos alimentos que no aportan nada. A mi siempre me ha tirado lo dulce: bollería, magdalenas, galletas, pastas, etc... y al principio me costó mucho dejar de comer todas estas cosas, pero la verdad es que apenas un par de meses después de empezar, prácticamente ni me acordaba de ellas.

Cuando se quiere cambiar algo muy arraigado, hay dos formas de hacerlo:

  • De manera drástica: ésta es la más difícil, y no todos pueden hacerlo y que de buen resultado, hace falta una voluntad de hierro y querer realmente cambiar ese algo.
  • Paulatinamente: la forma elegida por la mayoría. Se trata de ir sustituyendo a la vez que eliminando paulatinamente lo que pretendemos alejar por aquello que lo reemplazará. Aunque este sistema es mucho menos traumático, también es cierto que esa forma relajada de ir cambiando puede estancarse y casi sin darnos cuenta, estaremos como antes de empezar.
Yo personalmente prefiero el primer método, un cambio drástico. Por suerte, en el reparto de voluntad salí bien parado, y ya lo he puesto en práctica un par de veces, primero con el tabaco y después con la dieta y el ejercicio.

A fecha de hoy han pasado cerca de 5 años desde que empecé, y con el paso del tiempo he aprendido como funciona mi cuerpo en multitud de situaciones: cuando reduces carbohidratos, cuando eliminas esas cervezas diarias, cuando metes mas proteínas, cuando te mueves más (o menos) de lo habitual...

Esta es la nueva pirámide nutricional, que tiene mas sentido que la que hemos visto siempre
Lo que siempre he tenido claro, sobre todo cuando alcancé el objetivo que me propuse, es que llegando a determinada edad no es bueno privarse de todo (a no ser que sea por un problema de salud). Si te gusta la cerveza, la buena comida, el dulce o lo que sea, no puedes eliminarlo total y continuamente de tu dieta. Hay que aprender a convivir con ello, a saber cuándo es el momento y cuando no, ya que tu cerebro es el que manda y hay que tenerlo contento :)

Todo esto también es aplicable a los niños, ya que si no les enseñamos a comer de una forma responsable y sana, los problemas vendrán más adelante. Somos uno de los países con mayor índice de obesidad infantil, y si no les vamos inculcando desde pequeños estos hábitos de los que hablo, seguramente tendremos un problema cuando sea demasiado tarde.

Actualmente me encuentro en una fase bastante estable, ya que durante la semana apenas pruebo la cerveza y la dieta la llevo a rajatabla, procurando no pasar de las 1800 calorías diarias. Cuando llega el fin de semana, si me tengo que tomar unas cañas con sus tapas, lo hago, si tengo una cena, como de todo pero con moderación. Sí es cierto que prácticamente no pruebo el dulce (realmente no me cuesta trabajo hacer esto último), pero durante esos dos días, le doy descanso al cerebro, para que cuando llegue el lunes, volver a empezar con fuerza. Y sigo perdiendo peso, que es mi objetivo.

Todo esto, claro está, acompañado de ejercicio de lunes a viernes: 3 días de pesas, spinning cuando puedo, alguna que otra sesión de HIIT y andar mucho y aproximadamente 10 km. diarios (de media). Y gracias a la combinación de dieta y ejercicio, consigo mantener esos hábitos sanos a los que, con el paso del tiempo, ya me he acostumbrado y no me suponen un esfuerzo titánico, como sucedía al principio. No siempre es fácil, porque hay días que no me apetece salir a andar, hacer spinning o lo que sea, pero lo hago.


Finalizando ya, solo añadiré un par de cosas: nunca he pasado hambre desde que empecé a comer sano, al contrario, ha habido veces que no he podido terminar con lo que me tocaba comer, y he aprendido a comer para vivir, no a vivir para comer.

lunes, 26 de junio de 2017

Tienda de Campaña Gelert Lakesbury 5

Uno de los regalos de cumpleaños que nos hicieron y de los que hablé el otro día era una tienda de campaña "Quechua 2 seconds 3 Fresh&Black" que tiene un tamaño más cómodo para acampadas cortas comparado con la otra tienda que tenemos y de la que dije que hablaría en otra entrada.

Cuando en 2009 vinimos a vivir a León compramos una tienda pequeña en Forum Sport para ir unos días de mini vacaciones a Asturias. Resultó que esa tienda estaba bien, pero era demasiado incómoda, ya que por aquella época digamos que yo ocupaba bastante mas espacio que ahora, y como era muy baja resultaba engorroso permanecer dentro si por ejemplo se ponía a llover, algo muy habitual en Asturias.

Tienda de 3 plazas, bastante cómoda de transportar y montar
La usamos un par de veces, y aunque en ambas nos llovió, en una de esas dos veces nos cayó encima una de agua que me hizo plantearme la opción de buscar algo más cómodo y acorde a las circunstancias climáticas. Y empecé a buscar. Después de muchas vueltas, teníamos claro que debíamos comprar algo donde poder estar dentro en caso de lluvia, por lo que debía tener una altura considerable como para poder permanecer, si no de pie del todo, casi.

Otra condición era que, en caso de lluvia, pudiéramos estar dentro tranquilamente sin miedo a mojarnos. Todo esto teniendo en cuenta que la niña tenía 5 años por aquel entonces, y tener a un crío de esa edad parado demasiado tiempo no es tarea fácil.

Al final, tras muchas vueltas, encontramos una en Ebay, de una marca inglesa con muy buenas referencias, la "Gelert Lakesbury 5" del año 2012:


Como se puede ver las dimensiones son considerables, 4,80 m. de largo, 3,80 m. de ancho y 2,15 m. de alto. Tiene dos habitaciones, una para 3 personas y otra para 2, y una entrada super espaciosa donde poder permanecer (incluso de pie) en caso de lluvia, frío o similar. Además, el suelo es de tipo bañera, o sea, que no entra el agua por el suelo ya que es estanco. Con esto ya podíamos afrontar tanto el clima frío, como el cálido o el lluvioso.

La estrenamos en Asturias, y fue una gozada. El montaje es relativamente sencillo, aunque tiene su trabajo dadas las dimensiones de la tienda. Pero una vez montada, es casi como tener un mini chalet en el campo jejeje.



La zona que hace la función de sala de estar resultó ser un gran acierto, ya que al refrescar por las noches te podías meter dentro con la mesa y las sillas, cerrar la puerta y asunto solucionado. Los dormitorios son también muy espaciosos, y en general, fue un triunfo.

El desmontaje tampoco es que fuera complicado, solo un poco engorroso para plegarla, pero entre dos se hace sin problema. Una vez guardada, es del tamaño de una bolsa de deporte grande.


La única pega que tiene es que para estancias cortas no merece la pena. Si son dos o tres noches, es más cómodo utilizar una tienda pequeña, y mi error fue pensando que la tienda pequeña no la íbamos a necesitar mas y para no tener mas chismes, venderla, de lo cual me arrepentí mas adelante. Pero bueno, ahora gracias a la "2 seconds 3 Fresh&Black" ya no tenemos ese problema.

Para terminar pongo un vídeo que grabé cuando la estrenamos:


Si estáis pensando en comprar una tienda, sabed que la calidad de esta marca, Gelert, es espectacular, y no son excesivamente caras. Se pueden comprar a través de su web, por si queréis echar un vistazo.

¡A pasar un buen verano!

jueves, 22 de junio de 2017

{Cine} Una historia de venganza (Aftermath, 2017)


Hoy traigo peli americana recién estrenada, basada en hechos reales, y de Arnold Schwarzenegger, que no es poco. En realidad lo que me indujo a verla era la curiosidad por ver a Arnold, pero vamos primero con la sinopsis:

Roman (Arnold Schwarzenegger) es un padre de familia que espera la vuelta de su mujer e hija embarazada. Su vida dará un vuelvo cuando al ir a recogerlas al aeropuerto le informan que el vuelo donde viajaban ambas se ha estrellado con otro avión, y no ha habido supervivientes. Paralela a esta historia está la de Jake (Scoot McNairy), el controlador aéreo bajo cuya responsabilidad parece haber sucedido la tragedia. Sus vidas se entrecruzaran inexorablemente.

Historias cinematográficas como ésta las hay a miles, ahora... que sean reales ya no hay tantas. Efectivamente, está basada en hechos reales, ocurridos según he leído en el año 2002. Lo primero, avisar que no se trata de una película de acción como a las que nos tiene acostumbrados Arnold, sino todo lo contrario.

Trata sobre el sufrimiento, sobre la pérdida de seres queridos, sobre responsabilidades, familias, y sobre todo, sobre como reaccionamos ante situaciones críticas, como a unos nos afectan de una manera y a otros de otra muy diferente. Los dos primeros tercios de la película se suceden despacio, haciéndote la pregunta de cuando empezará el «meneo».

Es raro ver a Schwarzenegger en un papel de este tipo, y a lo largo de la peli te preguntas (o por lo menos yo lo hice) si es un papel para el o no. En el fondo creo que lo hace bastante bien, sobre todo teniendo en cuenta cual suele ser su registro habitual. También choca como el tiempo no perdona, y se me hizo raro verlo tan mayor y sin un ápice de su famosa musculatura. Está tan encasillado, que durante la hora y media que dura la cinta, te preguntas cada poco cuando sacará la recortada. Recortada que nunca llega a aparecer.

Un Arnold que ya tiene sus años...
Paralelamente a la batalla personal a la que se enfrenta Roman tras la pérdida de su mujer e hija, tenemos la misma situación pero vivida por Jake, el controlador aéreo cuyo fallo (humano) provocó la colisión de los dos aviones. También padre de familia, se ve envuelto en una situación de presión mental, de culpa, que se ve obligado a separarse de su mujer e hijo para evitar que se hundan con el. El actor que da vida a Jake es Scoot McNairy, y su cara me suena una barbaridad de alguna peli o serie, pero no he sido capaz de averiguar cual.

Scoot McNairy, que da vida a Jake, el controlador aéreo
Se trata de una película cruda, que nos enseña una situación que nadie debería vivir, y cómo hay quien consigue superarla y quien sucumbir ante ella. Recomiendo verla sobre todo por el cambio de registro de Arnold.

Por último, como es habitual, el trailer de la película:


miércoles, 21 de junio de 2017

Cerveza Westvleteren, ¡regalazo!


En la anterior entrada he hablado sobre los regalos que he recibido por mi cumple, pero faltaba uno. Aunque todos han sido espectaculares, éste ha sido (por motivos obvios), especial.

Hace tiempo hablé sobre la que era considerada la mejor cerveza del mundo, la Westvleteren XII. Como explicaba, son cervezas muy difíciles de encontrar, ya que la forma de conseguirlas es tan sumamente específica que cuesta bastante conseguirlas. Se trata de cervezas trapenses belgas.

Este fue un regalo de Blanca: los tres tipos que existen de Westvleteren, Blond, 8 y 12. Dada mi afición a la cerveza, para mi ha sido un regalo especial (sin desmerecer al resto, claro está).

Si alguien quiere saber mas, puede leer el artículo en cuestión.

Ahora lo difícil será decidir cuando abrirlas! :)

Gracias cari! :-***********

martes, 20 de junio de 2017

¡Otro año más... pa la saca!


Hace apenas unos días fue mi cumpleaños, y como caía entre semana dejamos la celebración para este finde pasado. Como en toda casa de vecino, este tipo de celebración suele constar de las siguientes partes:

  • Comida familiar
  • Soplado oficial de velas
  • «Happy Birthday to yooooooooou, happy birthdayyyyy to you...» :)))
  • Apertura de regalos
  • Ingesta de algún que otro chupito
  • Clausura
En este caso me voy a centrar en el apartado «Apertura de regalos», ya que ha sido especialmente completo este año.

El primer regalo (ya puse foto en Instagram y toda la información en el anterior post) me llegó de manos de Blanca y Marta, y era una pulsera cuantificadora Xiami Mi Band 2. Va de escándalo y me ha venido de perlas... Gracias chatis! :*


El siguiente regalo no era solo para mi. Como se acercan los cumples de Blanca y la niña, es un regalo compartido entre los tres. Nos gusta salir de acampada, y aunque tenemos un tienda, no es recomendable para salidas cortas ya que es un pedazo de bicho demasiado grande, de la que ya hablaré en otra entrada. Así que directamente de manos de mi suegro Pipo y de Mila, nos llegó esto:

Es una Quechua 2 Seconds 3 Fresh&Black, de las que se montan en cuestión de segundos, pero que además, tiene un par de añadidos:

  • Conserva una oscuridad del 99% durante el día
  • Tiene un sistema especifico para mantenerse fresca

Superfácil de transportar.
A partir de ahora, el tema de tardar lo que no hay en los escritos en montar y desmontar la tienda se acabó :-P. Así que, de parte de los tres, gracias Pipo y Mila!

Y gracias también a mi suegra Blanca (y a Pipo y Mila), ya que gracias a su donación se me hará mas fácil asistir al gym 3 meses mas! jejeje 

Y falta una cosa, pero lo dejo para un post aparte ;-)

viernes, 16 de junio de 2017

Pulsera cuantificadora Xiaomi Mi Band 2


En septiembre del año pasado compré una pulsera cuantificadora debido a la pérdida del Fitbit Ultra que tenía desde hacía mas de 4 años. En este post hablaba de la nueva adquisición, la Xiaomi Mi Band 1S. Cuando la compré acababa de salir al mercado el modelo nuevo, la Mi Band 2, pero desde siempre he sido reacio a comprar algo que acabara de lanzarse, mas que nada por los posibles problemas o fallos que pudieran dar al no haber sido testeados durante un tiempo.

Faltando algo menos de cumplir un año con la 1S, me han regalado en casa la Mi Band 2 por mi cumple (gracias chatis :).

Diferencias entre los dos modelos, 1S a la izda. y 2 a la dcha.
Aquí vistas mas de cerca. 
La verdad es que las diferencias entre los dos modelos no son muchas pero si importantes:

  • Este modelo viene con una pequeña pantalla OLED de 0,42 pulgadas en lugar de los 3 leds que traía el modelo anterior. Es resistente a los arañazos, al polvo y al agua.
  • Dispone de un botón para ir mostrando la información que queramos consultar: hora, pasos, pulsaciones, distancia recorrida, batería restante...
  • Notificaciones en pantalla tanto de llamadas perdidas como de las aplicaciones que elijamos.
Con esto lo que nos ahorramos es tener que estar consultando continuamente el móvil para saber exactamente los pasos que llevamos recorridos, la batería restante, la distancia que hemos andado, etc... Por supuesto, también es sumergible, ya que dispone del protocolo IP67. Además a este modelo se le puede poner un pequeño protector de pantalla (en la foto superior ya lo tiene puesto).

Una de las cosas que no mola en toda la gama de Mi Band es que las pulseras no son compatibles entre si, pero no se puede tener todo. En realidad no supone problema, ya que el precio de éstas es irrisorio: las NO ORIGINALES, las puedes encontrar en Ali desde los 60 cts. a los 1,80 €.

La batería sigue durando una barbaridad, aproximadamente 30 días, eso si, usándola de una forma moderada. Es decir, si la configuramos para que nos notifique llamadas, mensajes de Whatsapp, ponemos el monitor cardíaco en modo preciso y tres alarmas, lógicamente la batería nos durará mucho menos.

Sigue funcionando con la misma aplicación original, Mi Fit, desde donde controlamos todas las funciones de la pulsera. Peeeeeeero, buscando he encontrado otras aplicaciones que llegan incluso a superar a la original, pero eso lo dejo para otra entrada porque tiene lo suyo.

Por último, comentar que me da la sensación que han mejorado varias cosas respecto al modelo anterior. Una de esas cosas es el algoritmo para contar los pasos, ya que con 1S me daba una media de un 25% mas de pasos que con la 2, y creo que al llevarla en la muñeca antes contaba cualquier movimiento como un paso, y creo que ahora eso lo han controlado mejor, para despreciar movimientos de la mano... y digo que es la sensación que tengo. Y también han modificado los sensores del ritmo cardíaco, porque hay una diferencia obvia en el tamaño y forma del mismo, como podéis ver en la siguiente foto:

Sensores del ritmo cardíaco. Mi Band 2 a la izda. y Mi Band 1S a la dcha.
Está comprada en Aliexpress, dónde encontrareis multitud de vendedores. Cabe reseñar que determinadas tiendas en Ali ya las venden desde España, lo que conlleva un tiempo de entrega de apenas 4 o 5 días frente a los envíos normales desde China.

Creo que es un muy buen wearable, a muy buen precio y que para los que nos gusta el movimiento y controlar lo que hacemos a diario, va de lujo.