Buscar este blog

jueves, 23 de febrero de 2017

Recetas Fitness: ¿Qué son y para qué sirven?


¿Cual es la razón de ser de este tipo de recetas? ¿Porque la gente se esfuerza tanto por «simular» recetas tradicionales pero procurando convertirlas en recetas SALUDABLES?

La explicación es bastante sencilla a la par que igual de complicada. Cada vez comemos peor, y por suerte, de un tiempo a esta parte mucha gente se está dando cuenta de ello. Sobre todo aquellos que practican algún tipo de deporte de manera constante son quienes mas se preocupan por su salud y alimentación. Se trata de cambiar los hábitos, las costumbres a la hora de alimentarse, pasando del comer por comer, al alimentarse de manera inteligente.

Otro ejemplo: Tarta de queso fitness
Pero todos tenemos nuestro talón de Aquiles gastronómico. A algunos nos pierde el dulce, a otros el pan o la pasta, o las pizzas, y así, un largo etcétera. Por eso, cuando un día decidimos que ha llegado el momento de cambiar y empezar a comer de manera saludable, nos damos cuenta que comer bien suele ser por norma, bastante aburrido. Y esto tiene una explicación bastante sencilla: estando a dieta, nos basamos en una lista bastante ceñida de productos, aproximadamente unos 15, de media, con los que construimos las comidas del día.

Y es llegado este punto donde mucha gente acaba por abandonar la «dieta» y empieza a volver poco a poco a los antiguos hábitos. Y es aquí donde entran en juego las recetas fitness. Si un día te apetece cambiar, puedes buscar la versión fitness de casi cualquier receta tradicional. Ojo, si lo que estas siguiendo es una dieta restrictiva severa, de esas que no permiten casi nada, olvídate de este tipo de recetas, porque no te servirán. Este tipo de elaboraciones se basan en cambiar los ingredientes menos saludables por otros que si lo son, pero sin milagros.

Un ejemplo: Rollo de patata y zanahoria relleno de pavo y queso a las finas hierbas
Podrás elaborar pizzas, panes, tortitas, pasta, donuts, bizcochos, brownies, siropes, postres en general y un largo etcétera. Comerte una pizza sin que te de cargo de conciencia por haberte saltado la dieta es un punto importante, ya que estamos acostumbrados a que todo este tipo de comidas estén del otro lado de la delgada línea que separa nuestra dieta del resto del mundo. Y psicologicamente te da un empujón, igual que si estuvieras haciendo una comida trampa (cheat meal), pero sin trampa ni cartón.

Por eso, si estáis intentando comer bien, comer sano, os animo a buscar recetas de este tipo (basta con poner en google: "receta loquesea fitness") y a experimentar, porque realmente merece la pena. En el blog suelo poner las que yo voy preparando, y no es difícil. Tendréis que haceros con ingredientes básicos: claras de huevo, , queso fresco batido, avena (en copos y en harina), cacao desgrasado, y alguna que otra cosa serán suficientes para poder empezar.

En youtube también encontraréis millones de ideas. Como ejemplo, dejo esta receta de una hamburguesa fit, para que veáis que no es tan difícil:


0 comentarios:

Publicar un comentario