Buscar este blog

viernes, 12 de mayo de 2017

Hélices 100% Lentejas Rojas


Aun no siendo vegano, considero que hay muchos productos que son ideales para quien intenta llevar una dieta sana a la larga. Este es un ejemplo de ello: hélices sin gluten elaboradas exclusivamente con harina de lentejas rojas, y que emula al fusilli de pasta convencional de toda la vida. 

Lo encontramos ayer como novedad en Mercadona, a un precio de 1,50€ el paquete de 250 gr. Ciertamente es caro si lo comparamos con cualquier pasta normal, como espaguetis o macarrones, pero si nos fijamos en los valores nutricionales, las diferencias saltan a la vista:


Como se puede observar tiene 26 gr. de proteínas por cada 100 gr. de producto y 7,6 gr. de fibra también por cada 100 gr. La diferencia con la pasta normal es abismal. Para probarla hemos decidido hacerla en ensalada, acompañándola de huevo duro, atún, lechuga, tomate y cebolla y después con el aliño habitual, es decir, con aceite, vinagre, sal y pimienta.

Hay varias diferencias que saltan a la vista a la hora de prepararla, por ejemplo, que una vez hervida, el volumen y el peso no sube tanto como con la pasta normal. Después de escurrirla bien, los 250 gr. se han convertido en 434 gr., es decir que no llega a doblar el peso. También es muy diferente la cocción, ya que el agua resultante es amarillenta y se ve que algo mas espesa que la de la pasta normal, y supongo que ese agua de la cocción se podría usar como base para una sopa, por ejemplo.


En honor a la verdad hay que decir que una vez cocida, la pruebas y tiene una textura que apenas difiere de la pasta real, y la diferencia de sabor es apenas perceptible. Sin embargo, el olor si es diferente, huele a guiso de lentejas :). Una vez hervida, la escurrí bien, como decía, y la metí al frigo para prepararla al día siguiente en ensalada. Este es el aspecto final ya en la mesa:


En casa le dijimos a la niña que era pasta normal, y se la comió sin dudar :). En fin, creo que es una alternativa para matar el gusanillo de comer pasta real de vez en cuando, y no para sustituirla definitivamente. Y una última cosa, es preferible comerla recién hecha en vez de dejarla en el frigorífico para otro día, ya que la textura cambia un poco.

0 comentarios:

Publicar un comentario